Producción fotográfica de moda nupcial

La organización de principio a fin de una producción fotográfica de moda es un trabajo arduo pero pero el propio proceso es lo que te enriquece, te invita a experimentar y sacar toda la creatividad que llevas dentro.

¿Cuál es la localización que mejor encaja con la estética? ¿qué fotógrafo conseguirá plasmar ese estilo? ¿quién es la modelo perfecta para dicha sesión? ¿qué piezas van a formar parte de cada estilismo? y un sin fín de preguntas que te puedes hacer en base a una inspiración cuyas respuestas no se pueden dejar al azar. 

La mayor satisfacción es el día que entregas las imágenes a la firma de moda contratante y que te feliciten por lo cuidado que está su trabajo y todo lo que le rodea, superando en muchas ocasiones sus expectativas.

De dos de mis grandes pasiones – moda y fotografía – surgió mi pasión por las producciones de moda. Tras un curso intensivo en la escuela Elle de producción de moda me di cuenta que estaba descubriendo una profesión que me representaba por completo. Una faceta que te permite y obliga a partes iguales a estar constantemente buscando referencias en cualquier rincón y que nunca te deja caer en el aburrimiento y la monotonía si realmente te sumerges en la filosofía de cada cliente proporcionándole a cada uno su lugar. 

Durante los últimos años he estado desarrollando campañas de moda centradas en el sector nupcial, concretamente en novias e invitadas. Una gran suerte poder elaborar producciones donde elegancia como el máximo exponente. Estos son algunos de mis mejores trabajos: 

© Click 10 Fotografía

La novia del sombrero cordobés.

Quien sienta pasión por la fotografía sabrá que el atardecer es uno de los instantes más inspiradores. Segundos mágicos en los que la rapidez de modelo y fotógrafo son esenciales. Es vital contar con proveedores que sean capaces de exprimir esos minutos para lograr la fotografía perfecta. 

La singularidad de esta producción radica en la presentación de una novia diferente que arriesga a través de un sombrero cordobés buganvilla y se aleja de la típica imagen impostada de modelo errática en una finca. 

– En este trabajo lo que hice fue: organizar toda la producción de principio a fin. 

– Gracias a eso: los clientes obtuvieron una selección de fotos atractivas y diferentes que podrían utilizar para su uso personal y llamar la atención en redes sociales. 

-Lo que más me gustó: fue idear el look aportando una visión diferente de las novias.  

2019 el año de la tendencia de las perlas.

Además de realizar producciones con looks de novia también me gusta crear sesiones de fotos de invitada donde los lectores puedan coger ideas de estilismos y marcas.

Como los estilismos de invitada no llegan a ser una tan llamativos y espectaculares como los de novia en esta producción además de crear un look muy especial, lo contextualicé con una preciosa mesa de boda.

-En este trabajo lo que hice fue organizar toda la producción de principio a fin (localización, modelo, estilismo, muah, decoración) y posterior creación de moodboard con inspiración. 
– Gracias a eso: los proveedores participantes obtuvieron unas fotos de calidad de sus productos/trabajo donde la elegancia y la presencia de las tendencias del momento estuvieran presentes. 

– Lo que más me gustó: fue idear el look y trabajar mano a mano con la decoradora para mostrar a la modelo en un contexto real con una mesa acorde al estilismo. 

© Click 10 Fotografía

© Click 10 Fotografía

El estilo shabby chic y su carga nostálgica.

En ocasiones el estilismo es el centro de atención pero en otras puede ser la decoración la que marca el resto de detalles. Esta vez quise alternar los papeles y hacerlo girar todo en torno a una de las tendencias que año tras año permanecen: el estilo shabby chic.

Aquel que mezcla de forma magistral lo vintage con lo actual, lo desgastado con lo sofisticado. Un equilibrio que hay que saber mezclar para obtener un resultado estético.

Para ello, partí de una mesa de madera envejecida, menajes clásicos de porcelana, unas divertidas copas de cristal con esferas y un toque azul con los bajoplatos. El toque diferencial lo aportaron los servilleteros de flores con color. 

En cuanto al estilismo, opté por un traje de novia de 2 piezas con un vestido lencero sensual con sobrevestido de organza que destacaba por su ligereza y complementos en rosa bebé. 

-En este trabajo lo que hice fue: organizar toda la producción de principio a fin. 

-Gracias a eso: los proveedores participantes obtuvieron unas fotos de calidad de sus productos/trabajo donde con mezcla de moda y decoración. 

-Lo que más me gustó fue:  fue idear el look y trabajar mano a mano con la decoradora para mostrar a la modelo en un contexto real con una mesa acorde al estilismo. 

La habitación de la novia.

Cuando llevas tiempo trabajando en editoriales y estás constantemente observando vestidos de novia llega un punto en el que es difícil sorprenderte con un vestido. En este caso, la moda aparece en forma de pinceladas como es el caso de las mangas globo de este traje.

El reto en esta ocasión era crear en base a un vestido sencillo una producción que llamase la atención pero que fuera real al mismo tiempo. De ahí que este precioso estilismo se contextualizara en una habitación de una finca donde la luz y la importancia de los pequeños detalles fueran el centro. 

-En este trabajo lo que hice fue: organizar toda la producción de principio a fin. 

-Gracias a eso: los proveedores participantes obtuvieron unas fotos de calidad de sus productos/trabajo con un enfoque de tendencia. 

-Lo que más me gustó: fue idear el look y trabajar mano a mano con la fotógrafa para mostrar a la modelo en un contexto real y de momentos previos al sí quiero. 

© Light of feathers

© Light of feathers

El renacimiento como hilo conductor de un look de novia.

Cuando trabajas en producciones de moda lo más importante es el trabajo de los meses previos al día del shooting, de ello depende la fluidez de la sesión de fotos y la calidad del resultado.

Sin embargo, lo interesante radica también en el trabajo en equipo, el buen feeling que se genere y el brainstorming de todos los miembros. Cada uno de los profesionales de los distintos equipos son importantes pero lo cierto es que la visión de los fotógrafos es vital para aportar ideas diferentes dentro del concepto buscado.

En esta producción el punto fuerte fue la selección de una localización que a priori podía parecer poco atractiva pero que después en cámara el resultado fue espléndido y diferente, generando incluso una historia.

-En este trabajo lo que hice fue: organizar toda la producción de principio a fin.

-Gracias a eso: los proveedores participantes obtuvieron unas fotos de calidad de sus productos en un contexto rompedor. 
-Lo que más me gustó: fue el factor sorpresa de la localización propuesta por los fotógrafos, que me sirvió de hilo conductor para posteriormente contar una historia. 

¿NECESITAS AYUDA CON TUS PRODUCCIONES FOTOGRÁFICAS?

CONTACTO