Producción fotográfica de moda nupcial

La organización de principio a fin de una producción fotográfica de moda es un trabajo arduo pero pero el propio proceso es lo que te enriquece, te invita a experimentar y sacar toda la creatividad que llevas dentro.

¿Cuál es la localización que mejor encaja con la estética? ¿qué fotógrafo conseguirá plasmar ese estilo? ¿quién es la modelo perfecta para dicha sesión? ¿qué piezas van a formar parte de cada estilismo? y un sin fín de preguntas que te puedes hacer en base a una inspiración cuyas respuestas no se pueden dejar al azar. 

La mayor satisfacción es el día que entregas las imágenes a la firma de moda contratante y que te feliciten por lo cuidado que está su trabajo y todo lo que le rodea, superando en muchas ocasiones sus expectativas.

De dos de mis grandes pasiones – moda y fotografía – surgió mi pasión por las producciones de moda. Tras un curso intensivo en la escuela Elle de producción de moda me di cuenta que estaba descubriendo una profesión que me representaba por completo. Una faceta que te permite y obliga a partes iguales a estar constantemente buscando referencias en cualquier rincón y que nunca te deja caer en el aburrimiento y la monotonía si realmente te sumerges en la filosofía de cada cliente proporcionándole a cada uno su lugar. 

Durante los últimos años he estado desarrollando campañas de moda centradas en el sector nupcial, concretamente en novias e invitadas. Una gran suerte poder elaborar producciones donde elegancia como el máximo exponente. Estos son algunos de mis mejores trabajos: 

El editorial «The white swan» recoge las características de este elegante animal para recrear un estilismo con la sofisticación y la delicadeza por bandera.

Un ave que lleva la clase intrínseca, empezando por su belleza física y acabando por su preciosa forma de desplegar las alas al echar el vuelo.

El cisne siempre ha sido la viva representación de la belleza y el amor eterno. Y este ha sido el mejor pretexto para crear este editorial.

En este trabajo lo que hice fue: organizar la producción de principio a fin. 

– Gracias a eso:  los clientes obtuvieron una selección de fotos y vídeo de altísima calidad y belleza  que podrían utilizar para su uso personal y llamar la atención en redes sociales. 

-Lo que más me gustó: fue idear detalle a detalle cada una de las piezas que forman parte de este look en base a sus texturas, como si cada complemento hubiera sido ideado para ese estilismo. 

Fotos: Marta G Tarrio

Pastel pumpkins

El editorial «Pastel Pumkings» es una oda a la feminidad y a la atracción de la luz incluso en días de noviembre».

El otoño no tiene por qué ser sinónimo de colores ocres ni días nostálgicos.

De ahí que todo el look girase en torno a un precioso montaje de calabazas en tonos pastel elaborada a mano detalle a detalle. Desde la búsqueda intensiva de la fruta de temporada, pasando por pintura, y caligrafía.

– En este trabajo lo que hice fue: organizar toda la producción de principio a fin. 

– Gracias a eso: los clientes obtuvieron una selección de fotos atractivas y diferentes que podrían utilizar para su uso personal y llamar la atención en redes sociales. 

-Lo que más me gustó: fue idear la mesa pink halloween aportando una visión diferente de las novias.  

2020, el año de la reinvención de los trajes masculinos

Las novias no son las únicas que buscan inspiración en la red, también lo hacen las invitadas. Actualmente es esencial tener presencia en internet si quieres lograr que tu firma tenga visibilidad. De ahí que no solo muestres la prenda principal como es el caso de este precioso traje de jacquard, si no que también es esencial complementarlo con los accesorios adecuados y posicionarlo en un entorno concreto. En mi caso: una boda de otoño diurna celebrada en el mes de septiembre. 

– En este editorial me encargué de organizar toda la producción de principio a fin (búsqueda de localización, fotografía y vídeo, modelo, peluquería y maquillaje, floristas y realización de estilismo). 

– Gracias a eso: los proveedores y firmas participantes obtuvieron unas fotos y vídeo de altísima calidad de sus productos/trabajo donde la elegancia y la presencia de las tendencias del momento estuvieran presentes. 

– Lo que más me gustó: fue componer un look elegante  en base al traje de una nueva firma del sector e idear la mesa de otoño con frutos y flores para mostrar a la modelo en un contexto real, original y yendo más allá de simplemente lo estético. 

Fotos: Marta G Tarrio

Fotos: Marta G Tarrio

La novia amante de los frutos rojos

En ocasiones el estilismo es el centro de atención pero en otras puede ser la decoración la que marca el resto de detalles, como el montaje de mesa de frutos rojos. 

Para ello, partí de una mesa de madera vista, menajes en cristal tallado verde, servilletas otoñales y frutas de temporada. 

En cuanto al estilismo, opté por un traje de novia con manga abullonada y velo a juego realizado en exclusiva para esta sesión de fotos.

-En este trabajo lo que hice fue: organizar toda la producción de principio a fin. 

-Gracias a eso: los proveedores participantes obtuvieron unas fotos de calidad de sus productos/trabajo donde con mezcla de moda y decoración. 

-Lo que más me gustó fue:  fue idear tanto el look como la mesa para mostrar a la modelo en un contexto real con una mesa acorde al estilismo. 

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y mucho azul

Después de varios años trabajando en el sector nupcial cuando los diseñadores dan vida a sus nuevas coleccionas buscas de forma automática (y sin apenas darte cuenta) que haya detalles que te sorprendan. Pero al mismo que al mismo tiempo no huyan de lo clásico y elegante. Una tarea nada fácil pero no imposible. Así fue como se creo este editorial con un vestido de novia aguamarina. Una de mis producciones preferidas hasta la fecha por esa unión clasicismo reinventando y elementos de tendencia. 

-En este editorial me encargué de organizar toda la producción de principio a fin (búsqueda de localización, fotografía y vídeo, modelo, peluquería y maquillaje, floristas y realización de estilismo). 

-Gracias a eso: los proveedores y firmas participantes obtuvieron unas fotos y vídeo de altísima calidad de sus productos/trabajo donde la elegancia y la presencia de las tendencias del momento estuvieran presentes. Así como presentar a los medios una propuesta atípica y viral por su elemento diferenciador. 

-Lo que más me gustó: fue crear un estilismo radicalmente opuesto a lo que se suele ver en las bodas. Equilibrando y midiendo qué complementos serían los que aportasen el toque clásico (como fue el caso de el ramo) y cuáles podían ir un poco más allá (como las joyas y el peinado). 

© Marta G Tarrio

¿NECESITAS AYUDA CON TUS PRODUCCIONES FOTOGRÁFICAS?

CONTACTO